Instituto Vucetich Digital Rosario

Formación Criminalistica Argentina

Instituto de Capacitación Criminal

Peritos investigación criminalistica

Estudio de documentologia argentina
Criminalistica provincia de Santa Fe

VUCETICH DIGITAL - Instituto de Capacitación en Criminalística Rosario Argentina.

Instituto de Capacitación en Criminalística. El instituto forma peritos en investigación criminal. Ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, República Argentina.

criminalistica, criminal, vucetich, dactiloscopia, homicidios, documentologia, rastros, falsificaciones, delito, peritos, accidentologia, policia, bomberos, odontologos, abogados.

  • Seminario Policía de San Luis
    Instituto de Capacitación en Criminalística
  1. Seminario Policía de San Luis

SEMINARIO DE CRIMINALISTICA EN SAN LUIS:
El presente Seminario, se llevo a cabo en la Provincia de San Luis, el día 8 de Octubre, en las instalaciones del I.S.S.P;


Apertura: Palabras del Director del Instituto en Criminalistica “Juan Vucetich” de Rosario, Santa Fe; Profesor Carlos E. Bonilla, sobre el tema de la “Identidad Humana y su trascendencia”.

En segundo lugar: La Profesora Adriana Alicia Abaca, Presidenta de la Asociación Civil “Juan Vucetich”, hablará sobre “El Dibujo Pericial en el contexto global”.

Breve intermedio:

En tercer lugar: El Profesor Bonilla tratara el tema “Actualidad de la Criminalistica en el Mundo”.

Para finalizar: Se hará un breve resumen sobre un tema que preocupa al mundo; Los Asesinos Seriales.-
LOS ASESINOS SERIALES:

La psicología del asesino serial, no tiene el típico pensamiento del asesino común, escapar a la pena. Cruzar esa delgada línea, es para algunas personas un acontecimiento singular, o el fin de la vida misma. La mente humana no tiene límites sobre las cosas, que el hombre puede llegar a pensar. Afortunadamente, en la mayoría de los casos solo se queda en eso, pensamientos terribles que atormentan al hombre, sin llegar a concretarlos nunca. Pero un número reducido traspasa la línea, y se convierten en homicidas, dejando atrás todo aquello que las personas normales piensan, y por distintos motivos, sesgan otra vida. Muchos luego son presas de remordimientos atroces, otros solo se justifican, y también están los que terminan echándole toda la culpa a la sociedad, como la única responsable de todas las calamidades en esta tierra. Lo cierto es, que el hombre casi nunca asume toda la responsabilidad del hecho criminal; debe justificarse a sí mismo, aduciendo que su obra fue una locura del momento, que el occiso merecía morir, o que en su conducta justificada, no hizo más que matar a alguien inservible para la sociedad. Todas excusas que se escuchan una vez y otra vez de la boca de los asesinos, que nunca van a reconocer la totalidad de su culpa.
No sucede lo mismo con el asesino serial, que no tiene conciencia, y ni siquiera trata de justificarse, odia tanta a la sociedad por igual como se odia a si mismo, como una verdadera oveja negra de la familia. La pregunta sería que pasa por la mente de un asesino en serie; ama su trabajo, y como el homicidio tiene connotaciones sexuales, se siente poderoso, o puede expresar el síntoma de una locura total, por todos los hechos que protagoniza. Podría ser el caso de Gary Ridgway, un hombre casado, que tenía un trabajo estable, y que además le agradaba confraternizar con las demás personas, lo cual lo convertía en un ser que socializaba. En realidad pocos imaginaron, que se trataba del asesino serial más importante de los Estados Unidades, a quién solo lo movía el placer de matar.

Gary Ridway

Quién podía decir que este hombre de baja estatura, muy buen vecino, y ávido lector de la Biblia, fuera todo un monstruo asesino, que terminó confesando unos cuarenta y ocho homicidios de mujeres, en diez y seis años que duro su trayectoria. Convirtiéndose en el asesino más prolífico de Norteamérica. Por sus acciones, el FBI, lo definió como un asesino organizado; característica esta que une el placer de matar, con la gratificación sexual, es decir con el sexo y la muerte. Lo cual dicho de otra manera, y de boca de un psiquiatra forense sería más o menos lo siguiente; ellos encuentran en esta relación sexo-muerte, algo normal, algo justificado, pero todo superficialmente para la mente de este psicópata. O sea que ellos, se acreditan como personas “normales”, yendo a demostrar la fiera que hay en su interior, cuando sus acciones homicidas, que son planificadas con bastante tiempo de antelación. Demuestran que luego del último hecho criminal, ya esperan con impaciencia a la próxima víctima que tendrán que asesinar, para comenzar de nuevo, y así podrán gozar sexualmente, con sus próximos homicidios.
Una de las terribles frases que se le atribuyen a Ridgway fue la siguiente; “He asesinado a tantas mujeres que me cuesta acordarme de todas ellas”. Este ex-marino, casado tres veces afirmo esto en una audiencia en la Corte de Seattle, Washington noroeste.

Joven asesino serial

Un joven asesino serial que afirma su voluntad en un video.

Como Jack el destripador, la mayoría de sus víctimas fueron prostitutas, porque entendía que “pocas de ellas se reportarían como desaparecidas”. Lo cual no dejaba de ser una verdad, ya probada por otros asesinos. Ellos, consideran que la policía y la sociedad, no van a hacer nada por esta clase de mujeres, que no le importan a nadie. Salvo los verdaderos investigadores, que estudian todos los casos, incluyendo los homicidios de éstas mujeres, porque nadie puede arrogarse el derecho de hacer diferencias, ni en la vida, ni en la muerte.
También entre las declaraciones Ridgway admitía que “cuando elegía jovencitas, y prostitutas, experimentaba un sentimiento de poder y superioridad frente a sus víctimas. Esto también es común, en estos asesinos que se sienten muy seguros de sí mismos, porque gozan de esa cuota de poder que tienen sobre las indefensas víctimas, que ignoran la fatalidad de su destino. Desde luego que existen quienes opinan sobre esto; como si fuera una necesidad del individuo al no poder satisfacer en su vida diaria esas fantasías tan violentas, y asesinas, que anidan en su mente.
Sam Vaknin, autor del libro “Maligno amor a sí mismo”, dice sobre estos asesinos en serie; que ellos padecen un narcisismo incurable, que los hace enorgullecerse de sus truculentas hazañas. Agregando además, “Los asesinos en serie generalmente mutilan a sus víctimas (como Jack), y se quedan con algún miembro de ellas, como si fuera un trofeo”.

Donald Leroy Evans
Detenido por la muerte de una niña, confeso 60 asesinatos más. Su nombre Donald Leroy Evans.

Pero aunque parezca mentira, lo que aterra a los investigadores es precisamente la simplicidad, o sea, llevar un tipo de vida aparentemente muy tranquila, y el asesino demuestra un perfil religioso, muy apegado a la comunidad donde vive. Esto hace, que cuando es detenido por la policía, el vecindario extrañado, se pregunte; “Pero si era un vecino tan bueno”.
Un caso similar fue el de Ted Bundy, un hombre apuesto, militante del partido republicano, muy querido en su comunidad, que de la noche a la mañana, pasa a ser uno de los criminales mas perseguidos, y el que generaba más pánico en la población. En este caso, entre los años 1974 y 1978, se recuenta que asesino aproximadamente a unas cuarenta mujeres. Desde luego que esto provocó en Estados Unidos, un profundo terror que solo ceso, cuando el homicida fue detenido. Se cuenta que este sanguinario asesino, probo su afición cuando cursaba estudios universitarios, asesinando a jóvenes estudiantes.

Juan Zabielewicz
Perpetua por haber enterrada a una nena viva.

Lo importante en estos casos, que tanto Bundy, como Ridgway, tienen un mismo patrón, sienten un visceral odio o desprecio hacia las mujeres, y en consecuencia disfrutan mucho con el acto sexual, mientras las están asesinando. Inclusive, hay quienes aseguran que los casos de necrofilia, son muy comunes, en esta clase de sujetos pervertidos.
Pero volviendo a Ridgway, también llamado el “asesino de Green River”, debido a que en ese lugar, fue donde se encontraron las primeras víctimas:él demostraría, que era muy minucioso para ocultar los cuerpos, así como cualquier evidencia que lo pudiera vincular con los crímenes. Aunque la realidad será que las autoridades nunca sabrán con exactitud, cuantos fueron los asesinados que este “buen ciudadano”. Concluyendo, que este hombre oriundo de Auburn, a solo siete kilómetros al oeste de Seattle, admitió ante la Fiscalía, haber asesinado a 48 mujeres, con lo que se salva de la pena muerte. Teniendo en cuenta que esta cuenta, podría haberse iniciado hacia los años setenta, y habrían concluido en noviembre del 2001, cuando fue detenido.

George Hennad

La policía de Los Angeles identifico el 1º de mayo de 2009, a un liquidador de seguros, de 72 años, que pasó a ser considerado el peor asesino serial de la ciudad. Su nombre John Thomas, a quién se lo acusa de dos asesinados ocurridos entre los años 1972, y 1976, aunque también se lo vínculo a otros veinticinco homicidios más. Entre las precisiones el jefe de policía de la ciudad de California, William Bratton, afirmó que el ADN del acusado, John Floyd Thomas hijo, fue hallado por lo menos, en tres escenas criminales, entre los años 70 y 80, y que se investiga su relación con otros casos. De todos modos las acusaciones de toda una serie de asesinatos y violaciones, ocurrieron en el oeste de Los Angeles en dos períodos, que fueron entre 1972 y 1978, y posteriormente entre 1983 y 1989, respectivamente.
El período de cinco años intermedio se debió a que Thomas, estuvo en prisión, precisamente por ser condenado por un caso de violación.

John Thomas

En 1989, Thomas ingreso a trabajar en una agencia de seguros, donde alternaba su trabajo, con los asesinatos de mujeres, muchas de ellas de 70 años, señoras blancas y mayores eran su blanco preferido a la hora de tener que violarlas y estrangularlas. Siendo arrestado el 2 de abril del corriente año, en su casa de Los Ángeles. Ya con anterioridad había sido condenado por abuso, por lo menos en dos casos anteriores. Igualmente al examinarse el ADN, se lo vinculo con otros casos cerrados, incluyendo las muestras en un programa de violadores registrados.
Thomas, ya había sido arrestado varias veces entre los años 1955 y 1978, también por su presunta participación en crímenes de carácter sexual, pero lamentablemente por el escaso desarrollo de la tecnología, no fue posible probar su autoría. De todos modos, las autoridades hoy, son más optimistas con los procedimientos y la nueva tecnología, que pueden revelar aspectos más fiables del asesino violador.

 

LISTADO DE LOS ASESINOS SERIALES:

DAVID BERKOWITS: “El hijo de Sam” porque él afirmada que estaba “endemoniado”. Cumple varias cadenas perpetuas por matar a seis (6) jóvenes y herir a otros siete; entre el mes de julio de 1976 y julio de 1977.-

PETER SUTCLIFFE: “El Destripador de York”. El asesino más odiado de Inglaterra. Fue un asesino serial entre los años 70 y 80 de trece (13) mujeres y agredió gravemente a otras siete (7).-

HENRI DÉSIRE LANDRU: Durante la 1º Guerra Mundial comenzó como el asesino de viudas de la guerra. Fue condenado por once (11) asesinatos probados; pero la policía aseguro que podrían llegar a las 300.-Ejecutado.-

CAYETANO SANTOS GODINO: “El petiso orejudo”. Asesino varios chicos en el año 1912; y al ser detenido confeso cuatro asesinatos y numerosas tentativas. Declarado insano, murió en la cárcel de Ushuaia.

ANDREI CHIKATILO: “El carnicero de Rostov”o “El Destripador rojo”. Asesino y mutilo a 52 mujeres y niños entre los años 1978 y 1990. Juzgado y sentenciado a muerte, fue ejecutado en el año 1994.-

JOHN WAYNE GACY: “El Payaso asesino”. Se trataba del vecino obeso y bonachón, que se disfrazaba de payaso para animar las fiestas infantiles. En la década del 70 torturo y mato a 33 jóvenes. Fue ajusticiado en el año 1994.-

YIYA MURANO: Enveneno con cianuro a sus tres amigas, a las cuales previamente había estafado, con una falsa inversión. Enjuiciada y condenada; fue liberada tras 16 años de cárcel; Todavía vive.-

GARY RIDGWAY: “El Asesino de Green River”. Odiaba las mujeres y asesinaba prostitutas; condenado a 49 sentencias a cadena perpetua. A pesar de ser religioso, su meta era matar un gran número de prostitutas.

JOHN LINDEY FRAZIER: asesino cinco personas en un arrebato de locura en los años setenta (70). Detenido fue declarado insano, y se lo condeno a muerte. En el año 2009 se ahorco en la prisión.

DENIS RADER: “El Fantasma de Wichita” o BTK( atar, torturar y matar); Asesino varias familias, incluyendo niños; entre los años 1974 y 1977. Reaparece en 1985-86, y 1991. Pertenecía a la Iglesia Luterana; fue descubierto por el IP de la computadora que utilizaba.

TED BUNDY: Asesino de mujeres, se considero que mato a más de cien, iniciando los ataques en el año 1974, donde desaparecen numerosas estudiantes universitarias y madres jóvenes, que eran violadas y muertas. Fue detenido en su auto en el año 1975; pero posteriormente siguieron los asesinatos entre los años 1977 y 1978. Murío en la silla eléctrica.

JEFREY DAHMER: Asesinaba hombres y homosexuales, y también niños, entre los años 1978, y 1991. Practicaba la necrofilia y el canibalismo. Murió atacado, en la cárcel por otro preso.

HAROL FREDERICH SHIPMAN: Médico británico, conocido como el “Doctor Muerte”, que asesino con inyecciones letales de morfina, a 218 pacientes; de las cuales, el ochenta porciento eran mujeres. Cumpliendo quince condenas perpetuas se suicido en la cárcel en el año 2004.-

JOHN THOMAS: Afroamericano de 72 años, conocido como el “Lobo que mataba abuelas” en los Angeles, EEUU. Sospechoso de cometer más de 30 violaciones y asesinatos sin resolver. Por lo general, violaba y mataba a mujeres blancas mayores de edad. Se lo relaciona en períodos que arrancan en el año 1972, al 1978; y luego desde 1983 al año 1989. Se encuentra a espera de los juicios que se siguen en su contra en los Angeles, considerada la capital de los asesinos seriales.

ROBERT HANSEN: También conocido como el “Cazador de humanos o de prostitutas”; Se le comprobaron 17 asesinatos, pero se cree que el numero de víctimas llego a 21 mujeres. Prefería las chicas de cabello castaño. Cumple una pena de 461 años, en Alaska.

 

IMAGENES DE LOS ASESINOS SERIALES
(Ver píe de página)

 

LOS ASESINOS SERIALES; SU PERFIL CRIMINAL:

JACK EL DESTRIPADOR:

Despues de los primeros crimenes se formo con urgencia un Comité de Vigilancia, organizado por un numeroso grupo de destacados comerciantes de Whitechapel. Sin embargo el 27 de septiembre de 1888, la policía recibe la primera carta firmada por Jack de Ripper, que fuera enviada a la Central News Agency, misiva escrita con sangre, lo que era todo un detalle.
Tres días después se cometía un doble horrendo homicidio en la persona de “Liz” Stride y “Kate” Eddowes.
La carta decía; “Dear Boss”: (Querido Jefe) Continuamente sigo escuchando que la policía logro detenerme pero no lo harán todavía. Me he reído cuando se creen tan inteligentes y hablan que están en la senda correcta. Ese chiste sobre el delantal de cuero que me dio ataque. Estoy sobre las putas y no dejaré hasta terminar. Gran trabajo fue el último. No le di tiempo a la Dama a gritar. Cómo me podrán alcanzar ahora. Amo mi trabajo y quiero empezar de nuevo. Pronto sabrán de mí con mis juegos ingeniosos. Guardé un poco de preparado rojo en una botella de cerveza “Ginger” del último trabajo para utilizar el contenido escribiendo sobre el último trabajo, pero se seco y se transformo como en una gelatina y lo pudo usar. Creo que la tinta roja será suficiente, ja,ja. El próximo trabajo que realice cortaré los lóbulos de la dama y se los enviare a los jefes de la policía por jugar. Retenga esta carta hasta que haga más trabajos, después entréguelos directamente. Mis cuchillos son tan lindos y filosos que quiero comenzar a trabajar ya, si es que tengo una oportunidad…Buena suerte. Sinceramente Jack el destripador”.

Este mensaje era por demás de provocador, suponiendo que el verdadero autor fuese el asesino. En esta época diríamos que nos enfrentamos a un asesino mediático; alguien que no solo se divertía matando, sino que anhelaba salir en los diarios. De todos modos el tercer y cuarto asesinado se cometieron el mismo día, como una forma más de provocar a la policía.
Posteriormente Jack, no se hizo esperar y el 1º de octubre, escribió; “No estaba embromando querido jefe cuando le di la advertencia, acerca de Sancy Jacky´s y su trabajo de mañana. Doble evento esta vez. La número uno grito un poco, no pude terminar de cuajo, no pude cortarle las orejas para la policía. Gracias por no haber publicado la última carta hasta que vuelva al trabajo nuevamente. Jack el Destripador.
Ese es el otro fenómeno que producen los grandes crímenes cuando no son resueltos, la agitación social es como una gran ola, o un tsunami que amenaza con arrastrar todo a su paso, y el tema por fin se convierte en un caso político.

Hacia el 16 de octubre, un paquete fue enviado a George Lusk, quién presidía el Comité de Vigilancia de Whitechapel; su contenido medio riñón humano, macerado en vino. Venía acompañado de otra misiva que decía; “Del infierno Mr. Lusk. Le envió la mitad del riñón que le saqué de una mujer y se lo conserve para Ud. El resto lo hice frito y era muy rico. Tal vez le envié el cuchillo sangriento con el cual saque el riñón pero espere un poco más. Alcánzame cuando puedas. Sr. Lusk“.
También fue estudiada la misiva, llegando a la conclusión los peritos, que la letra era muy similar a las cartas anteriores, enviadas por Jack.
Todo esto demostraba, en primer lugar que al asesino nada le importaba, y que estaba muy seguro que nunca lo descubrirían, algo que de hecho fue así.
La misiva decía; “6 de octubre de 1888. Ud. Se pensó muy inteligente. Me di cuenta cuando se lo informo a la policía. Pero se equivoca cuando creyó que no lo vi. Ahora sé que me conoce y conoce mi juego, y quiero decirle que lo eliminare y le enviare sus orejas a su mujer si se los muestra a la policía o ayudarlos. Si es así terminare con Ud. No vale la pena que salga de mi camino, ya que lo puedo encontrar cuando quiero, lo espero y mantengo mi palabra, como lo podrá probar y liquidarte. Sinceramente Jack el destripador. Ptda. Conozco su dirección”.
Sobre esta carta existen dudas: y aunque también hubo quienes defendieron la posición de la policía londinense, afirmando que les faltaba la tecnología actual que los guiará por el camino correcto. Eso fue falso, porque para aclarar un asesinato, solo se necesita sagacidad, experiencia, y fundamentalmente voluntad.

INVESTIGACIÓN EN EL INSTITUTO VUCETICH:

A pesar de que han pasado muchos años, de estos horrendos crimines, quién les habla, inicio a pequeña investigación para ver que se podía descubrir sobre Jack el Destripador; en primer lugar la historia fue puesta bajo los ojos de un investigador; anotando minuciosamente los detalles sobresalientes sobre este caso. Y debido a que, solo teníamos unas cartas, supuestamente enviadas por el asesino; las mismas fueron entregadas (en copia) al profesor de Documentologia; para que realizará la pericia caligráfica; sobre todo para brindarnos un perfil del homicida.
La sorpresa fue grande, porque cuando tome la pericia y la compare con mis anotaciones; comprobé que estas eran exactamente iguales, sin que nosotros (ambos profesores) nos hubiésemos puesto de acuerdo con anterioridad. Lo cual nos estaría indicando; en primer lugar que dichas cartas eran autenticas, y pertenecían al asesino. Resultando ser lo único verdadero, que se admitió en esta investigación criminal. Convengamos que esto ya se conocía en la época, pero lo que se ignoraba fue, que cuando se observan las cosas desde la óptica del investigador y desde la óptica pericial, ambos estudios confluyen de manera asombrosa.

PUNTOS DE COINCIDENCIA:

1º) A diferencia del asesino común, este homicida no tiene miedo que la policía lo encuentre; por el contrario reta a la fuerza a que lo descubra, se ríe o se burla de sus fracasos:
2º) La misiva demuestra por parte del asesino, una gran connotación sexual; que el criminal experimenta cuando asecha a su victima;
3º) La elección de prostitutas; se debe al pensamiento generalizado de que la muerte de estas mujeres, no le importa a nadie; y en consecuencia la policía no lo va a investigar como debería ser.
4º) El dominio; es un sentimiento por parte del homicida, que goza dominando físicamente e intelectualmente a su próxima victima; ya que esta ignora que va morir, y nada que haga la salvará de su fatal destino.
5º) El asesino estaría muy feliz, si la gente o los que toman conocimiento de estos crimines, comprendieran su obra, y la puesta en escena, que deja a su consideración; es su mejor esfuerzo y su trabajo no quiere que pase desapercibido.

 

IMAGENES DE JACK EL DESTRIPADOR